Paredes de cristal

La iluminación es un elemento fundamental en la ambientación de un espacio. El tipo de luz que se recibe puede facilitar u obstaculizar las actividades que se llevan a cabo en una habitación. Un estudio de trabajo o una biblioteca con escasa luz natural y una iluminación pobre causarán incomodidad e incluso problemas visuales, al impedir que la vista se fije adecuadamente en la lectura y la escritura. Por otra parte, una recámara que recibe mucha luz del exterior será completamente desfavorable para descansar, relajarse y dormir.

Entre los distintos tipos de luz que pueden emplearse, la luz natural tiende a ser la más favorable por varias razones. En primer lugar, es una forma de energía sustentable y su empleo permite ahorrar electricidad. Si se implementan los filtros adecuados, ya sea mediante el uso de vidrios polarizados o de gafas, la luz natural es la más adecuada para ayudar al ojo humano a percibir su entorno. Y desde el punto de vista del diseño y el interiorismo, tenemos que cualquier espacio adquiere un aspecto más vital y alegre, cuando recibe la luz natural.

Debido a lo importante y favorable que es esta forma de iluminación, así como a otro tipo de necesidades, como la ventilación y la comunicación con el exterior, las ventanas son un elemento esencial de cualquier construcción habitable. Hoy en día podemos elegir entre distintos tipos de ventanas y también podemos pensar en los canceles de vidrio templado, para tener estructuras más resistentes, protegidas de las temperaturas extremas y parcialmente aisladas del sonido. Pero, ¿qué tal sería tener una pared de cristal?

Seguro has visto en revistas o programas televisivos de diseño y arquitectura, o incluso en vivo y en directo, esas hermosas casas o edificios con ventanas de piso a techo; o bien podríamos decir, con paredes de cristal. Si estas construcciones se encuentran en una ubicación adecuada, con vistas y paisajes interesantes, las paredes de cristal pueden ser una gran ventaja, pues mantendrán al edificio en contacto con un exterior que es realmente digno de verse.

Pero, ¿son seguras las paredes de cristal? ¿Existen desventajas asociadas a este tipo de estructuras? Como cualquier otro material y elemento que se implemente en una construcción, las paredes de cristal pueden tener desventajas, especialmente si no se llevan a cabo estudios previos a su instalación y si no se toman las previsiones necesarias para colocarlas.

En materia de seguridad, la primera indicación es elegir el material adecuado, que tenga la resistencia y el soporte necesarios para una estructura como una pared. El vidrio templado es uno de los materiales más recomendados para este tipo de estructuras, porque su grosor, densidad y resistencia al impacto son superiores a las del vidrio normal.

En cuanto al tema de la funcionalidad, se debe considerar que si bien una pared de vidrio da acceso a vistas magníficas, también puede altear la intimidad del espacio. Sin embargo, esto puede resolverse fácilmente, al colocar elementos como cortinas o persianas automáticas, que puedan cerrarse o bajarse cuando se requiera mayor privacidad, o bien cuando sea necesario regular la entrada de luz exterior (en el caso de una recámara, por ejemplo).

En suma, las paredes de cristal pueden ser una excelente opción para renovar tu espacio, siempre y cuando se haga la planeación adecuada para colocarlas.

FacebookTwitterGoogle+