Algunos términos en las actualizaciones del sistema de estadificación NPUAP

En el mundo de las heridas, existe toda una terminología a su alrededor y de hecho, se ha creado el Panel Asesor Nacional sobre Úlceras por Presión (NPUAP por sus siglas en Inglés) que sirve como la voz autorizada para mejorar los resultados de los pacientes en la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión.

Y conforme se va estudiando la forma de atender y cuidar las heridas, surge a partir de abril de 2016 cambios significativos en la terminología previamente evaluados y aprobados por esta organización NPUAP.

Ahora es un mundo nuevo para todos aquellos que se encuentran involucrados en el cuidado y en entorno de curaciones de heridas durante las últimas décadas.

Antes de estos cambios se manejaban términos como dolor de cama, dolor de presión, úlcera de decúbito y, finalmente, la úlcera de presión de temperatura para describir las heridas causadas por la presión.

Resultado de imagen para cuidar heridas

Ok!, después de esta reunión en 2016, se realizaron cambios importantes y surge por lo tanto nueva terminología que incluyen:

  1. El término “lesión por presión” reemplaza a “úlcera por presión”.
  2. Los números arábigos reemplazan los números romanos en la puesta en escena.
  3. El término “sospechoso” se ha eliminado de la etiqueta de lesión de tejido profundo.
  4. Las definiciones adicionales de lesiones por presión incluyen:
  • Lesiones por presión relacionadas con dispositivos médicos
  • Lesión por presión en la membrana mucosa

Por otro lado, NPUAP expande la definición de lesión por presión en donde una lesión por presión es un daño localizado en la piel y / o tejido blando subyacente, generalmente sobre una prominencia ósea o relacionado con un dispositivo médico u otro dispositivo.

La lesión puede presentarse como piel intacta o una úlcera abierta y puede ser dolorosa.

La lesión ocurre como resultado de una presión o presión intensa y / o prolongada en combinación con el corte.

La tolerancia del tejido blando a la presión y al cizallamiento también puede verse afectada por el microclima, la nutrición, la perfusión, las comorbilidades y el estado del tejido blando.

¿Y esto por qué es importante?

Simplemente para saber qué hacer y qué tipo de apósito usar.

Resultado de imagen para curar heridas

Por ejemplo, cuando se tiene clara una definición, veamos el caso de la úlcera por presión en etapa 2, la cual se identifica como pérdida parcial del grosor de la dermis que se presenta como una úlcera abierta poco profunda con un lecho de heridas de color rojo rosado, sin desprendimiento.

Es posible que se vea también como una ampolla intacta o abierta.

En otro punto vemos que la definición de sospecha de lesión de tejido profundo es cuando se observa un área púrpura o granate de la piel intacta debido al daño del tejido blando subyacente.

El área puede estar rodeada por un tejido enrojecido, doloroso, blando, pantanoso, más cálido o más frío que el tejido adyacente.

Ante estas dos clásicas heridas, un profesional debe:

  • Examinar el área adyacente a la ampolla o alrededor de ella para detectar evidencia de daño tisular.
  • Si el tejido adyacente o circundante a la ampolla no muestra signos de daño en el tejido (por ejemplo, cambio de color, sensibilidad, pantanosidad o firmeza, calor o frío), significa que no se sospecha de una lesión de tejido profundo

Bueno, así las cosas. Es por ello que constantemente los profesionales de la salud deben estar constantemente actualizándose y preparándose.

FacebookTwitterGoogle+