El Antiguo Colegio de San Ildefonso un esplendoroso museo en la Ciudad de México

Pudiera ser tu caso o no, pero en mi experiencia, la visita a este museo conocido como el Antiguo Colegio de San Ildefonso, marco una de las páginas más interesantes de mi interés por la arquitectura y sembró en mi la semilla de querer estudiar esta carrera en la UNAM.

Las visitas escolares suelen tener cierta magia en los niños cuando son bien dirigidas y si bien, este museo no se encuentra en la lista de los museos para niños, sin embargo, resulta ser en mi experiencia una visita muy enriquecedora.

Cuando digo que sea una visita bien dirigida, es porque el profesor lleva en mente el objetivo del para qué ir a este museo y si se hace bien, puede atraparte como lo hizo conmigo.

Resultado de imagen para San Ildefonso

Si bien mi visita a este espacio fue durante el siglo pasado, sigue siendo un espacio donde los niños pueden encontrar experiencias diferentes.

Su historia y el mismo edificio son impresionantes y atrapan la imaginación de los niños.

El antiguo Colegio de San Ildefonso fue una de las instituciones educativas más grandes de la capital de la Nueva España.

Su fundación por los jesuitas data de 1588 como un seminario donde los estudiantes residían en la Congregación.

Alrededor de 1618 comenzó a operar bajo el patrocinio real otorgado por Felipe III, estableciendo el Colegio Real más antiguo de San Ildefonso.

A principios del siglo XVIII fue reconstruido, lo que lleva al edificio que conocemos hoy y es considerado uno de los ejemplos más notables de arquitectura civil en la Ciudad de México.

Después de la expulsión de los jesuitas decretada por el rey Carlos III en 1767, el edificio tenía varias funciones: la sede de un batallón del regimiento de Flandes, la escuela administrada por el gobierno colonial y dirigida por el clero secular, la sede temporal de la Ley.

Escuela, algunas sillas en la Facultad de Medicina y la sede de las tropas estadounidenses y francesas en 1847 y 1862, respectivamente.

La historia de la Fundación Jesuita concluyó para dar paso a la institución del espíritu liberal que sentaría las bases del nuevo sistema educativo que luego se convertiría en el núcleo de la Universidad Nacional.

En 1867, el gobierno de Benito Juárez comenzó una reforma en el campo de la educación y sus instituciones.

La Ley Orgánica de Educación creó la Escuela Nacional Preparatoria, que se estableció en el edificio del Colegio de San Ildefonso.

Su primer director fue el Dr. Gabino Barreda (1818-1881), quien realizó un plan de estudios innovador basado en los principios de la filosofía positivista de Auguste Comte.

En 1910, la Escuela Nacional Preparatoria se convirtió en parte de la Universidad Nacional fundada por Justo Sierra.

Durante más de seis décadas siguió siendo la cuna de varias generaciones de intelectuales y personalidades eminentes.

El año 1978 fue el último año que acogió la Escuela Nacional Preparatoria.

El edificio permaneció cerrado al público hasta 1992, cuando fue renovado para albergar la exposición “México: esplendores de 30 siglos”.

Resultado de imagen para San Ildefonso

Actualmente es un museo y centro cultural considerado como el lugar de nacimiento del movimiento del muralismo mexicano y es un recinto particularmente especial para apreciar la historia y la arquitectura.

Si en cambio estás buscando museos interactivos especializados, entonces un espacio como NatGeo Ultimate Explorer, en donde te toparas con numerosas formas de ver la historia, la naturaleza y hasta el espacio.

FacebookTwitterGoogle+